samuráis

Yakuza, cine y un absoluto caos gore

Vamos a jugar al infierno (2013) de Sion Sono parte de una premisa bastante curiosa.  Por un lado tenemos la rivalidad entre los yakuza Ikegami y Muto; por otro,  Hirata, un joven que siempre quiso ser director de cine y quiere hacer una película buena aunque eso le lleve a la muerte. Hirata cuenta con un equipo de amigos: los Fuck Bombers. ¿Qué relación tiene la Yakuza y los Fuck Bombers? ¿Cómo confluirán? Eso es lo que me animó a ver la película.  (más…)

Anuncios

Una verdadera tragedia japonesa

Takashi Miike vuelve a darnos una obra maestra. Después de 13 asesinos, el japonés redunda con la temática samurái en Hara-Kiri: muerte de un samurái.  Otra sangrienta epopeya, más drama que acción en este caso, por parte del cineasta de culto. Pese a que la fama de Takashi Miike viene de películas de terror con gran polémica como Ichi the Killer o Audition, quiero resaltar esta otra faceta en la que se desenvuelve como pez en el agua; el director juega con las mismas cartas que el resto de competidores del género, pero dando otra vuelta de tuerca. El japonés cuestiona el honor, los valores de los samuráis y nos hace ver la crudeza del seppuku, algo que en otras películas se hace ver como un trámite, aquí es el centro de la tragedia y su trascendencia queda patente. (más…)

Katanas, samuráis y mucha sangre

Pocos cineastas saben combinar crueldad y belleza como lo hace Takashi Miike. El japonés nos transporta en 13 asesinos al  periodo más decadente de su país natal, y aunque se toma licencias para desarrollar el argumento, hay que destacar el rigor y realismo en lo que a los samurái se refiere. Katas de iaido (el arte japonés de desenvainar la espada y cortar), combates fugaces y brutales tajos a la japonesa; la velocidad en el uso de la katana lo es todo y Miike lo capta a la perfección. Sin ser una película histórica en absoluto, se disfruta de las escenas de lucha, que van más allá de una bonita coreografía hollywoodiense. (más…)